lunes, 6 de junio de 2016

RAIMUNDO CASTRO: “LOS MAQUIS FUERON LOS GANADORES MORALES DE SU DESIGUAL BATALLA CONTRA EL RÉGIMEN VICTORIOSO DE FRANCO”


 http://www.teinteresa.es/



http://www.teinteresa.es/espana/ENTREVISTARAIMUNDO-GANADORES-DESIGUAL-REGIMEN-VICTORIOSO_0_1589841015.html

05/06/2016 - www.teinteresa.es, MADRID

- El periodista ha escrito la novela 'Los imprescindibles' sobre este movimiento guerrillero. Raimundo Castro, periodista y cronista político desde los inicios de la transición, ha escrito un libro, 'Los imprescindibles', que parece un claro homenaje a los maquis que combatieron con las armas en la mano, desde las montañas de las sierras de la geografía española, contra la dictadura franquista. Tardó más de 15 años en escribir la novela porque tuvo que ir corrigiendo lo escrito muchas veces tras sus encuentros con los maquis que quedaban vivos. Hoy sólo quedan con vida unos pocos y él los considera “ganadores morales” de su lucha contra el régimen, aunque reconoce que fueron los “perdedores política y militarmente”. También cree que se les debe un reconocimiento que nadie les ha dado todavía.

¿Cómo te vino la idea de una novela sobre los maquis?
Desde que empecé a militar en la izquierda a los 20 años y supe de la existencia de los guerrilleros antifranquistas pensé en hacer una historia sobre su sacrificio pensando que fueron los ganadores morales de su desigual batalla contra el régimen victorioso de Franco, aunque, militar y políticamente hablando, habían sido los perdedores. Para mí, recuperar su dignidad y agradecer su lucha era un deber ineludible de las nuevas generaciones que aspiraban a recuperar la democracia que había simbolizado la Segunda República, perdida pero no olvidada por más que el miedo la hubiera remitido al inconsciente colectivo.

¿Tardaste mucho en empezarla?
Desafortunadamente mis buenas intenciones toparon con el escaso conocimiento que se tenía de una memoria reprimida en todo lo que supusiera recordar el combate armado contra la dictadura. Era una larga historia que sólo habían mantenido la tradición oral y los informes, poco aireados y en muchas ocasiones falseados no sólo por el franquismo sino por los propios partidos que combatían abiertamente contra la dictadura durante los primeros años de la década de los setenta. A ello se añadió mi inexperiencia personal como escritor. De manera que en 1979 hice una novela, 'La quema', sobre el desencanto que había generado en los jóvenes revolucionarios españoles el inicio de la transición por las concesiones que había implicado optar por lo que se llamó reforma democrática en lugar de hacerlo por lo que se denominó, por contraposición, 'ruptura democrática'. Y desde entonces, una vez publicada, empecé a prepararme, documentándome y viajando a los escenarios de esa larga lucha de resistencia, hasta fraguar por fin, más de 35 años después, las ochocientas páginas de 'Los imprescindibles'.

¿Cuánto tiempo te llevó escribirla?
Escribirla 15 años. Porque tuve que cambiar muchas cosas según iba descubriendo la verdad oculta, que era mucha. Y reescribirla. Y encontrar un estilo propio. Y hasta cortar casi trescientas páginas. Porque, además, yo me negaba a aceptar, aunque me hacía mucha gracia, lo que escribió Valle-Inclán de que el deber de todo escritor es matar de hambre a su familia y por eso opté por hacerme periodista. Para comer. No es mal oficio. Incluso me permitió contar algunas veces la verdad y escribir, más allá de los periódicos, libros de ensayo, biografías y hasta una recopilación de poesía de nuestros políticos de todos los colores. Eso me sirvió de experiencia.

Teniendo en cuenta que la memoria histórica sigue escondida en el baúl de los recuerdos, y aún más lo relacionado con los maquis, ¿es buen momento para sacar un libro como el tuyo?
Precisamente por eso, por la necesidad que existe de combatir el olvido por nuestro bien y el de nuestros hijos, es por lo que siempre es buen momento para escribir de los maquis, de los guerrilleros antifranquistas. Su heroicidad, su dignidad en defensa de la libertad y la democracia, su honradez radical son un ejemplo impagable para las generaciones venideras. Y devolverles la vida, aunque sea literariamente, reconocer su esfuerzo es un acto de justicia que debería extenderse a un mayor reconocimiento oficial de nuestras instituciones democráticas. Todos los españoles, sin excepción, debemos pedirles perdón por el abandono que han sufrido y restituirles el honor que nunca perdieron y el franquismo quiso quitarles llamándoles “bandoleros”.

La novela empieza cuando se encuentran una joven activista del 15-M y un antiguo maqui que recuerda su historia, ¿qué relación existe entre ambas cuestiones?
Es que el 15-M debe ser, sin falta, y sin demora, la base de ese reconocimiento histórico que se merecen. El nuevo espíritu surgido en la Puerta del Sol tiene la misma finalidad de dignificación de la vida que ellos representaron. Lucharon hasta morir porque creían que debían hacerlo. Aunque todo estaba en su contra, siguieron luchando hasta el final porque, de no hacerlo, se sentían indignos de sí mismos. Y eso, hoy, se traduce en una máxima increíblemente elemental. Hoy, ser honesto es ser revolucionario. Pone patas arriba el sistema. Pero no el sistema como una abstracción. Poner patas arriba la democracia corrompida. Porque es como decir, '¡oiga, yo no voy a robar con la excusa de que todo el mundo roba!', o 'mire usted, señor patrón, yo no voy a traicionar a mis compañeros aunque me despida'.

¿Se está en deuda con los maquis?
¡No sabemos cuánto! Deberíamos avergonzarnos del mal trato que les hemos dado, de nuestra ignorancia, nuestra desidia. Sólo hay que pensar que los guerrilleros antifranquistas que fueron fusilados o asesinados por garrote vil en la España de los cuarenta del siglo pasado, como el asturiano Cristino García Granda por ejemplo, fueron y siguen siendo héroes en Francia por haber luchado contra la ocupación nazi y haber vencido a los ejércitos de Hitler.

¿Se conoce realmente el papel que jugaron o se sigue pensando que eran salteadores de caminos?
Muchos pequeños grandes historiadores, como yo les llamo porque, salvo excepciones como el catalán Pons Prades, el cordobés Francisco Moreno o el leonés Secundino Serrano, entre otros que pido que me perdonen por no extenderme, han dedicado su vida a desentrañar la miserable documentación oficial de la dictadura en sus respectivas comunidades autónomas. Y gracias a ellos, hoy se sabe bastante de lo que pasó. Pero falta eso, que el sacrificio de los maquis se cuente en los colegios, en las universidades, se recoja en los libros de historia. Y que se trate como se merecen a ese puñado de valientes que rondan los noventa años y todavía siguen recorriendo España para contarlo. Los que ahora son, como Esperanza Martínez o Francisco Martínez, 'Quico', guerrilleros de la memoria, guerrilleros contra el olvido.

Habrás tenido que hablar con muchos maquis, ya casi todos muertos. ¿Qué has aprendido de ellos?
A ser humilde. O a combatir contra mí mismo para serlo.

¿Has encontrado algún partido o diputado que respalde las reivindicaciones de estos guerrilleros contra el franquismo?
Ha habido muchos diputados de izquierdas que han luchado por restaurar la memoria de los maquis. Incluso alguno de centro o de derechas. Pero todos, salvo excepciones como la de Joan Tardá, de ERC, o la de Joan Baldoví, o algunos ex como el socialista Victorino Mayoral o el historiador que cité antes, Francisco Moreno, que fue diputado del PCE, acabaron estrellándose contra el interés de sus aparatos. Y es que la memoria de los maquis es la de la oposición armada a Franco. La de socialistas, comunistas, anarquistas, incluso de muchos sencillos hombres de bien que se echaban al monte para que no los matasen porque eran leales a la República y a su memoria. Y a nadie, en esta transición descafeinada, le ha gustado hablar de tiros, de violencia. En eso, otro exdiputado, el fundador de IU Gerardo Iglesias, ha sido contundente en el análisis. Convirtieron una concesión que debía ser coyuntural para evitar una guerra civil tras la muerte de Franco, la del olvido, en una renuncia que perdura hasta hoy. En todo caso, mi novela quiere ser un granito de arena que ayude a materializar el principio de que nunca es tarde para hacer justicia.

jueves, 5 de mayo de 2016

Raimundo Castro: “No ha habido memoria histórica para los maquis”


Raimundo Castro presentará su novela el 19 de mayo en el Congreso de los Diputados, en un acto que contará con la presencia del presidente de la Cámara Baja, Patxi López, la escritora Julia Navarro y Esperanza Martínez, una de las últimas supervivientes del ‘maquis’. ‘Los imprescidibles’ salió a la venta el pasado martes, 3 de mayo.

http://www.republica.com/2016/05/04/raimundo-castro-no-ha-habido-memoria-historica-para-los-maquis/

MARTA ROPERO | 04/05/2016

El escritor y periodista recuerda a los últimos guerrilleros antifranquistas en su
segunda y definitiva novela, 'Los imprescindibles'

En apenas unos días va a disfrutar del privilegio de ser el primer
autor que presenta una novela en la Sala de Columnas del
Congreso de los Diputados, hoy Sala Ernest Lluch ­”por algo
soy el periodista más antiguo acreditado”, presume­, una
recompensa para 15 años de trabajo continuado y discontinuo
para no desatender su trabajo como informador. Raimundo
Castro (Torremocha, 1955) articula su novela ‘Los
imprescindibles. La novela de los últimos maquis’ (La Esfera de
los Libros, 2016) en torno a la olvidada guerrilla antifranquista,
su “dignidad” en una lucha por la democracia apenas
reconocida y la reivindicación de unos derechos que, con la
mayor parte de sus miembros ya fallecidos, jamás les han sido
concedidos. Con esta historia ficticia basada en hechos reales,
que comienza con la narración de un anciano a “una jovencita a
la que conoce el 15­M”, Raimundo Castro profundiza en su
vocación de escritor y entronca su narración con la falta de valores que, considera, afecta a la sociedad actual.


Su obra pretende reivindicar la figura de los maquis. ¿Por qué cree que era necesario hacerlo?

Todo el telón de fondo son historias reales, pero los personajes centrales son inventados y reflejan una forma de vivir que no quiero que se olvide. He querido hacer un canto a la dignidad humana, que se refleja en ese calificativo de ‘imprescindibles’, basado en una frase de Bertolt Brecht: “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles”.

¿En qué se basaba su lucha?

No lo hacían por interés, sino porque creían que era lo que tenían que hacer. Sus valores no tienen
nada que ver con los de ahora, como los que dicen ‘como los demás roban, yo también debo robar’.

Esta novela le ha llevado muchos años de trabajo...

Llevo 15 años escribiendo. Ha sido mucho trabajo de documentación, porque sobre este tema los autores han escrito casi por regiones. Además, aquí se ignora bastante la historia de los maquis y lo que le rodeó. Por ejemplo, menos mal que Santiago Carrillo, que era amigo mío, se ha muerto porque en el libro cuento que mandó matar a ciertos personajes. Franco colocó encima de los maquis a la Guardia Civil para que parecieran ‘bandoleros, un simple problema de orden público. Pero hay gente que es coherente y estos lo fueron. Lucharon hasta que les aplastaron y el Partido Comunista les abandonó.

¿Considera que la historia ha sido injusta con aquellos guerrilleros?

Hace años que echo una mano a la asociación Archivo, Guerra y Exilio (AGE), que intenta que esta gente sea reconocida como soldados republicanos y no como guerrilleros. Entonces, hace 15 años, había 20 guerrilleros y ahora solo quedan dos, un hombre (Francisco Martínez ‘Quico’) y una mujer (Esperanza Martínez), y siguen peleando por conseguir ciertos derechos, por una indemnización. No se les ha hecho justicia, se nos olvida que lucharon por la democracia que después llegó. No ha habido memoria histórica para esta gente.

Han pasado 37 años entre su primera novela, ‘La quema’, y esta. ¿Qué ha cambiado desde entonces?

‘La quema’ la escribí con 23 años y se vendió bastante bien. Era la primera novela sobre el desencanto del principio de la democracia porque los cambios que se habían producido no eran los que se esperaban. Entonces aprendí lo que no se debía hacer. Para comer hay que ser periodista, por eso solo escrito dos novelas.

¿Es verdad que en alguna entrevista ha confesado que le gusta más ser novelista que escritor?

Esa era mi vocación, pero entonces vi la frase de Valle Inclán que dice “Todo escritor tienen el deber de matar de hambre a su familia” y pensé “no es para tanto”. ‘Los imprescindibles’ es la novela que había soñado hacer desde siempre. Me ha supuesto un inmenso trabajo, pero en este caso el trabajo ha sido placer. Al final, es hacer lo que te gusta, como Messi. Era llegar a las 11 de la noche y viajar a los años 40. Meterme en otro mundo, en otro siglo.

Y ahora, una vez concluida ‘Los imprescindibles’, ¿algún nuevo proyecto literario en mente?

Tengo un libro de cuentos, ‘Los siete espejos’, que no se publicado porque aún estoy buscando un
estilo propio. Y otra novela pendiente sobre un atraco al Banco de España en los primeros años de la
Democracia y la persecución de la gloria, que a veces llega sobrevenida, no porque se la busque. Está
basada en el espíritu de Geraldo Sempavor, un héroe portugués olvidado, y sus protagonistas serán
unos viejos atracadores.


miércoles, 20 de abril de 2016

JORNADAS DE MEMORIA DEMOCRÁTICA "EL CAMPELLO".

JORNADAS DE MEMORIA DEMOCRÁTICA "EL CAMPELLO".


La Asociación Guerra, Exilio, Memoria Histórica Pais Valenciano, es: Una asociación plural, no partidista, al servicio de la noble causa democrática. Sus principios: Son la defensa de los Derechos Humanos, reivindicando en el marco asociativo, a los Gobiernos e instituciones, debido cumplimiento de estos.



En nuestro caso español: Denuncia de los crímenes de lesa humanidad, cometidos por la dictadura franquista .Reivindicación de la condena institucional y jurídica y rehabilitar a los asesinados y reparación para todas las víctimas de la represión.(Anulación de los juicios politcos del franquismo) Anulación de la ley de amnistía 1977 cubertura de la impunidad.
Actuamos para la trasmisión de la verdad histórica y contra el revisionismo en los libros de texto.Pedimos la depuración de los archivos amañados por el franquismo,que falsean la verdad histórica , atentatoria al conocimiento del pasado reciente de España.
AGEpv. Espera la colaboración de todos los demócratas que comparta este programa.
Dentro de un marco de convivencia y cultura, están previsto tres eventos:


-11:30 hs.Homenaje a los asesinados por el fascismo, en el Barranco de Aigues.

-14:00 hs. Comida Republicana, especialidades Palestinas y Sirias ( c/ Santa Teresa 31) Imprescindible reserva al 678 921 714. Menú 8€

-18:30 hs. Teatro Histórico, "Entre rojas, entre rejas", Interpretado por Mary Ríos en la Casa de la Cultura de El Campello.